Seguro de salud: 10 consejos para elegir la adecuado

¿Qué es una póliza de salud y qué cobertura proporciona? ¿Cuáles son los costes y qué elementos hay que tener en cuenta para elegir un seguro adecuado para nosotros? Aquí tienes 10 consejos para evaluar mejor y encontrar el que más se adapte a nuestras necesidades.

Una póliza de salud es un seguro que te protege en caso de problemas de salud que resuelves contactando con la sanidad privada , por elección u obligación. Poco difundido hasta hace unas décadas, ahora cada vez más personas lo estipulan, principalmente por las deficiencias de la salud pública. 

La oferta de pólizas de salud en el mercado es realmente inmensa, hasta el punto de que orientarse y elegir la adecuada no es nada fácil. Para ello, hemos decidido enumerar aquí 10 consejos útiles para hacerlo.  

1- Descubre los diferentes tipos de seguro médico

Lo primero que debes saber es que existen diferentes tipos de pólizas de salud, cada una adecuada para cubrir determinadas necesidades: 

  • Póliza de salud clásica : es un seguro que te ayuda en caso de enfermedad o lesión, cubriendo pruebas de diagnóstico, tratamientos, ingresos hospitalarios y la compra de medicamentos relacionados.
  • Póliza de accidentes : en este caso, solo se cubrirán los gastos relacionados con el diagnóstico y tratamiento en caso de accidente.
  • Póliza de asistencia domiciliaria : seguro que paga los gastos de asistencia domiciliaria que necesita si, por ejemplo, ha tenido un accidente o se ha enfermado.
  • Póliza de discapacidad permanente : este seguro lo protege pagando una compensación si sufre una discapacidad no temporal. 
  • Póliza dental : la mayoría de las pólizas tradicionales no contemplan el pago de la atención dental. Es por ello que algunas empresas ofrecen seguros específicos para gastos relacionados con la salud bucal. 
  • Seguro médico de viaje : una póliza por tiempo limitado que te cubre cuando estás en el extranjero. 

2- Ten en cuenta tu trabajo y tu estilo de vida

Como seguramente habrá entendido al leer la lista anterior, elegir la póliza adecuada para usted tiene mucho que ver con su trabajo, sus hábitos y su estilo de vida. Si la póliza de tipo más “clásica” se adapta a más o menos a todos, los otros casos se refieren a necesidades más específicas. 

Por ejemplo, si vive solo, lejos de su familia o si usted y su pareja trabajan, una política de atención domiciliaria, especialmente a medida que envejece, puede ser para usted. Si, por el contrario, la ocurrencia que más te preocupa es la de un accidente, quizás porque realizas un trabajo riesgoso, practicas deportes en los que te puedes lastimar fácilmente o incluso simplemente pasas mucho tiempo conduciendo, la póliza de accidentes. es el que es para ti. 

3- Elige una póliza adecuada a tu edad

Las compañías de seguros siempre imponen límites de edad para contratar sus pólizas de salud. Si tiene más de 55 años, por lo tanto, deberá verificar cuidadosamente la edad máxima proporcionada por el seguro que ha elegido. 

Afortunadamente, en los últimos años han surgido muchas pólizas de seguros para personas mayores, y no es extraño encontrar una póliza para jubilados, o en todo caso para mayores de 65 años, en el catálogo de todas las grandes aseguradoras. Estos seguros proporcionan, además del reembolso en caso de exámenes y hospitalización, también asistencia domiciliaria durante la convalecencia. 

4- Considere servicios adicionales 

En algunos casos, una póliza puede ofrecer más que solo cobertura para los costos de atención, pero también puede brindarle otros servicios. Un ejemplo es la cobertura legal en caso de daños sufridos por un tratamiento médico inadecuado o negligente. Pregúntese cuáles puede necesitar y cuáles no. 

5- No olvides que una póliza sanitaria no cubre todo

Sin embargo, no olvide que incluso la póliza más amplia no cubrirá todos sus gastos relacionados con la salud . De hecho, las pólizas generalmente no cubren:

  • Gastos por el tratamiento de problemas médicos preexistentes en el momento de la estipulación. 
  • Los debidos al abuso de alcohol, drogas y psicofármacos, incluso en caso de accidentes provocados por estas sustancias.
  • Gastos dentales, a menos que se especifique lo contrario. 
  • Gastos por intervenciones estéticas. 
  • Los de dietas y consejos nutricionales. 
  • Anticonceptivos y abortos voluntarios. 

6- La prima es variable y depende de muchos factores 

La prima de una póliza de seguro médico puede variar mucho según quién la solicite. Esto sucede debido a que se calcula en base a varios factores, que tienen que ver con tu edad, tu estilo de vida, el trabajo que realizas, tu estado de salud, etc. Por estos motivos, por tanto, cada contratista recibirá un presupuesto diferente y personalizado.

7- Hable con su médico antes de estipular 

Al contratar un seguro médico, deberá proporcionar mucha información sobre su estado de salud. Es importante que seas absolutamente honesto y veraz con los datos que reportes, ya que si brindas información incorrecta, la empresa podría rescindir tu póliza, o en cualquier caso podrían surgir problemas, quizás en el momento de necesidad.  

8- Presta atención al techo 

Todas las políticas de salud tienen un techo y, obviamente, cuanto más alto es, más caras son. Pero, ¿qué altura debe tener este techo? En caso de accidente o enfermedad grave, los costes sanitarios pueden subir muy rápidamente, especialmente en el caso de hospitalizaciones prolongadas, operaciones quirúrgicas, necesidad de utilizar maquinaria especial, etc. Un límite máximo de algunas decenas de miles de euros puede no ser suficiente.  

9- Cuidado con los gastos pagados por adelantado 

Algunas aseguradoras planean anticipar el gasto debido a las instalaciones de salud, que luego es reembolsado por las empresas. No hace falta decir que esta fórmula puede predecir que se verá obligado a desembolsar una gran suma de dinero por adelantado, solo para que se lo devuelvan más tarde. Pregúntese si puede permitirse ese gasto.  

10- Un factor importante: la asistencia 

El servicio de asistencia de tu seguro debe ser eficiente y siempre accesible , para darte la serenidad que necesitas e intervenir con prontitud en situaciones de emergencia. Mejor asegúrate de que el servicio que ofrece tu empresa esté a la altura de tus necesidades y sepa guiarte en los momentos más delicados.

Anuncio publicitario

Seguro médico privado: cómo funciona y para qué sirve

En Italia, la mayoría de los servicios de salud son prestados por estructuras pertenecientes al SSN (Servicio Nacional de Salud), que ofrecen servicios accesibles de forma gratuita; alternativamente, existen laboratorios y clínicas privadas que operan en la misma zona, pero mediante el pago de una tarifa, que varía según la entidad que presta el servicio. Los gastos de atención médica incurridos en una instalación privada pueden ser cubiertos por un seguro de salud personal o una póliza que proteja al titular si se beneficia de los servicios pagados en una institución privada con la que tiene un acuerdo. En este artículo vemos cómo funcionan los seguros de este tipo y qué costes pueden cubrir.

¿Qué es una póliza de salud privada?

Un seguro médico le permite cubrir los gastos incurridos en una instalación privada en caso de enfermedad o lesión . No es obligatorio (a diferencia de, por ejemplo, el TPL para automóviles), pero representa una opción disponible para quienes no tienen la intención de utilizar los servicios prestados por las estructuras del servicio nacional de salud. Además, se puede estipular gozar de una mayor protección ante imprevistos de diversa índole o problemas de salud durante el viaje o viaje.

Los beneficios cubiertos por el seguro

Quien desee suscribirse a un seguro médico privado debe ponerse en contacto con una institución aseguradora y celebrar un contrato, mediante el cual se establecen las condiciones para el uso de la cobertura del seguro. Específicamente, como cualquier otra póliza, el límite de gasto y los beneficios que caen dentro del seguro son fijos , en función de las necesidades específicas del asegurado.

Entre los contratos de seguros más habituales se encuentran: chequeos , exploraciones instrumentales , tratamiento médico , hospitalizaciones (por lesión o tratamiento de alguna patología) y compra de productos farmacéuticos . De hecho, existen diferentes tipos de seguros, capaces de dar respuesta a necesidades específicas de salud, como la asistencia domiciliaria (apoyo de enfermería, compra de medicamentos, etc.), el seguro de accidentes y la cobertura de invalidez permanente.. Entre los servicios que se pueden incluir en una póliza de seguro también se encuentran los gastos dentales mientras que algunas pólizas especiales ofrecen un seguro específico contra los daños sufridos durante las visitas médicas o tratamientos terapéuticos.

Como funciona

Las compañías de seguros que ofrecen la posibilidad de contratar una póliza de salud privada eligen los términos contractuales de forma independiente; en consecuencia, quienes opten por utilizar este tipo de servicio deben evaluar cuidadosamente los parámetros impuestos por el asegurador. En muchos casos, las compañías de seguros establecen un límite máximo de edad , que varía entre 60 y 75 años, e identifican algunas categorías específicas que no pueden suscribirse a una póliza de seguro (drogadictos, alcohólicos o insulinodependientes).

Los procedimientos de activación varían según el seguro con el que se contacte pero, en general, es necesario brindar información detallada sobre sus condiciones de salud. En este sentido, es recomendable consultar previamente a su médico, con el fin de poder comunicar datos correctos y actualizados. Una vez firmado el contrato, la póliza está activa durante toda la duración del mismo, y funciona con un mecanismo similar a otros seguros: en caso de necesidad, el usuario contacta con la agencia con la que está asegurado y solicita cobertura de gastos sanitarios. previsto por la contingencia específica. Para ello, es necesario contactar con una estructura o un profesional que tenga un contrato activo con su seguro, como Ionoforetica., que es uno de los centros afiliados a Unisalute .

Desde un punto de vista práctico, la cobertura del seguro se puede proporcionar de dos formas diferentes:

  • el seguro cubre directamente los costos de los servicios prestados por una estructura privada o un profesional contratado;
  • el asegurado paga, por adelantado, los servicios de salud recibidos en una institución afiliada y posteriormente, de acuerdo con los procedimientos establecidos por contrato.

Política De Salud: Por Qué Hacerlo, Cómo Funciona, Tipos

¿Por qué contratar una póliza de seguro médico? ¿Qué cubre? ¿De qué se trata? En este artículo, respondemos a sus preguntas sobre el seguro médico.

seguro de salud

Esta hoja está dedicada a las políticas de salud; Te explicaremos qué es un seguro de salud , por qué debes considerarlo, cómo funciona y los diferentes tipos de pólizas de salud que puedes encontrar en el mercado. Concluiremos con un párrafo dedicado a cuánto cuesta el seguro médico.

¿Qué es un seguro médico?

Póliza de salud, seguro médico , seguro médico : todos estos son términos que se refieren a un tipo particular de seguro que tiene como objetivo ayudar al asegurador en caso de accidente o enfermedad, pero de manera más general, para todos los aspectos relacionados con la salud de la persona.

Como explicaremos mejor más adelante, no existe un solo tipo de política sanitaria, sino distintos tipos que se diferencian entre sí por las garantías incluidas y por el tipo de personas a las que van destinadas. También existen políticas de salud diseñadas para momentos concretos, como un viaje o la práctica de una actividad deportiva , como explicaremos mejor más adelante.

¿Cómo funciona una política sanitaria?

El seguro de salud en general tiene cuatro áreas de intervención:

  1. Prevención
  2. Reembolso
  3. Visitas con convenios especiales
  4. Compensación

La presencia de estos cuatro tipos de cobertura varía según el seguro elegido; en general, los paquetes más completos incluyen una serie de visitas preventivas y exámenes dirigidos a proteger la salud de los suscriptores. Este tipo de visitas pueden incluir, por ejemplo, análisis de sangre, exámenes cardíacos o paquetes específicos de prevención de la salud diseñados para mujeres, hombres o niños y en ocasiones también divididos según el grupo de edad, como las visitas para hombres mayores de 45 años.

Un segundo ámbito de intervención del seguro de enfermedad es el relativo a los reembolsos ; es decir, el seguro prevé el reembolso de los costos de salud incurridos por los suscriptores que pueden incluir, por ejemplo, el pago de boletos de salud en salud pública, la compra de dispositivos médicos y los costos incurridos por el tratamiento.

La tercera de las características comunes a las pólizas de salud es la posibilidad de realizar visitas de especialistas y tratamientos en una red de instalaciones adscritas al propio seguro.

En cambio, un cuarto ámbito de intervención es el relativo a la indemnización que puede estar relacionada con las consecuencias de un accidente , una enfermedad grave o una hospitalización , incluido el período de convalecencia doméstica.

Tenga en cuenta que no todos los seguros de salud incluyen estas cuatro áreas de cobertura: de hecho, sus características pueden variar considerablemente de un seguro a otro. Pero, ¿por qué debería considerar la posibilidad de contratar un seguro médico?

¿Por qué contratar un seguro médico?

Los motivos que podrían llevarle a plantearse la idea de un seguro médico complementario son muchos y pueden variar según los casos concretos. Entre los motivos más habituales para contratar una póliza de este tipo, sin duda cabe mencionar la ayuda para incurrir en gastos médicos imprevistos o imprevistos . De hecho, muchas pólizas de salud permiten el acceso a cuidados o servicios médicos que de otro modo serían pagados, por ejemplo en el caso de la atención odontológica, que es muy compleja de obtener a través de la salud pública.

Tener un seguro complementario también te permite tener acceso prioritario a una red de centros sanitarios privados sin tener que afrontar tiempos de espera que para algunos servicios pueden ser bastante largos y sin tener que recurrir a la sanidad privada como alternativa, con costes muchas veces superiores al precio. de un seguro médico anual.

También podría plantearse la posibilidad de contratar una póliza para utilizar los paquetes de prevención que suelen estar presentes en este tipo de coberturas. Como hemos mencionado anteriormente, de hecho, muchas pólizas prevén una serie de exámenes y visitas completamente gratuitos, diferenciados por sexo y grupos de edad.

Por último, se podría considerar tomar un seguro de salud debido a su condición profesional o laboral no incluye toda la cobertura médica que pueda necesitar, como en el caso de auto- empleadas trabajadores , que muy a menudo disfrutan de protección de la salud pública más baja que la de los empleados. Sin embargo, la estipulación del seguro médico también podría estar dictada por necesidades más específicas, como veremos mejor para mantener la tarjeta dedicada a este aspecto en particular.

Políticas de salud genéricas y específicas

Aunque hasta ahora hemos hablado de pólizas de salud en términos generales, existen muchos tipos de seguros que se diferencian entre sí tanto por el tipo de eventos cubiertos como porque están diseñados para necesidades específicas. Los enumeramos a continuación con una breve explicación de las principales características de cada uno.

Políticas de salud genéricas

Por pólizas de salud genéricas nos referimos a seguros privados o complementarios que no tienen un propósito específico, sino que están diseñados para proteger todos los aspectos de su salud. Es decir, son aquellos con las características generales que te hemos descrito anteriormente.

Este grupo también incluye las pólizas de accidentes , un tipo particular de póliza de salud diseñada para proteger a la persona en caso de accidentes y lesiones graves o no. Algunas pólizas de salud también prevén una indemnización por accidentes, por lo que suelen formar parte de la cobertura sanitaria.

Seguro médico para necesidades específicas

También existen una serie de seguros de salud diseñados para una necesidad de salud específica o vinculados a una necesidad particular. Estos incluyen seguros:

  • Viaje
  • Odontología
  • Para niños
  • Familia
  • DEPORTES

Entre estos, el seguro familiar que proporciona una póliza de salud complementaria para todos los miembros de la unidad familiar merece una breve explicación . En este caso las actuaciones pueden ser individuales o prever un techo máximo referido al interior del núcleo. También se han creado seguros específicos para niños , con coberturas también en este caso que varían según el producto elegido.

Finalmente, respondamos una pregunta que probablemente te hayas hecho a ti mismo, a saber, cuál es el precio del seguro médico.

¿Cuánto cuesta el seguro médico?

Nos gustaría señalar de inmediato que el precio que se le puede pedir por un seguro médico es muy variable y depende tanto del tipo de producto como de otras características que también podrían cerrar su edad, la presencia previa de enfermedades o la conducta. de negocios, en particular, como la práctica de deportes considerados peligrosos o trabajos considerados de riesgo para la salud.

Por tanto, las pólizas sanitarias tienen un coste muy variable, pero que también puede partir de unos 15 euros al mes por una póliza de accidentes . Considere, en cambio, que para un seguro médico completo puede ser necesario pagar incluso unos pocos cientos de euros al año.

Como puedes adivinar, la diferencia de precio es realmente notable de un producto a otro y está condicionada sobre todo por las cubiertas presentes. Finalmente, considere que el mercado de seguros de salud en Italia es muy variado y por esta razón no debería ser difícil encontrar una póliza que satisfaga tanto sus necesidades de protección como su idea de gasto.

Política de salud: que es y como funciona

¿Se pregunta qué es un seguro médico y cómo funciona?

En este post explicaremos las ventajas y funcionamiento del seguro médico privado y los riesgos que conlleva no contar con este tipo de coberturas.

El problema

En primer lugar, intentemos comprender cuál es el problema en Italia.

Echa un vistazo a esta investigación de Federcontribuenti, que denuncia el mal funcionamiento de la salud pública .

¡Un año de espera para una operación de cataratas y 18 meses para una

Digamos que de repente se ve obligado a lidiar con un problema médico importante que requiere una intervención urgente.

¿Podría esperar más de un año antes de poder ver a un especialista que pueda solucionarlo?

Probablemente no.

Quizás prefiera ir a ver a un médico privado para solucionar el problema de salud que se le presentó inesperadamente.

Después de todo, cuando se trata de su salud , en realidad no se trata de una broma.

Por tanto, resulta difícil esperar los largos tiempos de respuesta del sistema de salud pública.

Una investigación realizada por el Observatorio muestra que el tiempo medio de espera para recibir asistencia del Servicio Nacional de Salud es de 65 días.

Esta investigación, realizada por el centro CREA Sanità , también revela que el tiempo medio para la asistencia sanitaria privada es de solo 7 días.

Además, lo alarmante es que solo en los últimos 3 años el tiempo medio de espera para una visita de un especialista en el público ha aumentado en aproximadamente un mes .

Por tanto, nos enfrentamos a un problema que en lugar de disminuir está aumentando.

Pero no se detiene ahí.

Si miramos el lado de los costos de los servicios, encontramos que los hechos niegan en gran medida la promesa de conveniencia económica.

La investigación muestra que muchas visitas de especialistas privados tienen costos competitivos y son ligeramente más altos que los que ofrece el servicio nacional de salud.

Por tanto, es obvio que si el coste se vuelve competitivo, ya no tiene sentido esperar más de dos meses para ser tratado, cuando se puede realizar una visita en unos pocos días.

En la siguiente infografía, puede ver los tiempos de espera promedio en Italia en algunos de los exámenes más populares.

No hablemos de las posibles consecuencias relacionadas con la imposibilidad temporal de trabajar .

Surgen de la necesidad de realizar más de un reconocimiento médico o de la necesidad de pasar unos días en el hospital por:

  • hospitalizaciones;
  • pequeñas intervenciones.

Incapacidad temporal para trabajar

Si una persona se enferma gravemente, inevitablemente no podrá trabajar durante el tiempo necesario para la intervención y el tratamiento.

Desde este punto de vista, para evitar perder ingresos e ingresos económicos, hay dos formas.

Para quienes tienen un trabajo de empleado, existen permisos y feriados que pueden ayudar a cubrir parte del tiempo necesario para atender sus problemas.

Sin embargo, lamentablemente, no se puede confiar en estas herramientas durante demasiado tiempo.

Si la enfermedad se extiende más allá de un determinado período de tiempo, existe el riesgo de agotar la flexibilidad laboral disponible.

Para aquellos que son autónomos o autónomos , también existe el riesgo directo de que una ausencia temporal del trabajo reduzca significativamente los ingresos percibidos.

Estos son precisamente los casos en los que se sufren tanto daño como insultos.

Además de la preocupación relacionada con el problema médico a resolver, también hay una reducción de los ingresos que se utilizan para cubrir los gastos médicos necesarios .

Por tanto, en resumen:

  • tiempos de espera alejados de las necesidades sanitarias reales;
  • costos cercanos a la atención médica privada;
  • riesgo de sufrir pérdidas económicas por menores ingresos por absentismo laboral.

Estos son los factores que hacen que el Sistema Nacional de Salud sea ineficaz para cubrir las necesidades de salud y protección.

Por tanto, es necesario entender cómo solucionar este problema y qué soluciones alternativas existen.

Políticas de salud

Específicamente, la mejor manera de superar este problema obvio es contratar pólizas de seguro médico para cubrir enfermedades.

Estas pólizas ofrecen acceso a servicios médicos privados y especializados, pero a costos reducidos y sobre todo en un tiempo razonable.

El objetivo preciso que queremos lograr es eliminar la ansiedad y la preocupación causadas por las altas expectativas y los costos.

Esto obviamente en el momento exacto en el que la prioridad pasa a ser la resolución inmediata del problema médico.

Así que intentemos comprender cómo funcionan estas pólizas y qué ventajas obvias aportan al asegurado.

Cómo trabajan

Las políticas de salud se dividen en dos categorías distintas, a saber:

  • pólizas de indemnización;
  • políticas de reembolso.

Políticas de indemnización

Las pólizas de indemnización son aquellas que, como su nombre lo indica, brindan compensación en caso de que se presente para cubrir el evento.

Esto significa que pagan una cantidad fija y preestablecida por cada día de hospitalización en un centro de salud y se benefician de una atención médica especializada.

La compensación también puede incluir la pérdida de ingresos como resultado de la incapacidad para trabajar durante el período de tratamiento.

Políticas de reembolso

Las pólizas de reembolso, en cambio, tienen como objetivo compensar al asegurado de los gastos médicos que deban cubrirse tras la enfermedad.

En este caso, obtiene cobertura según la cantidad de dinero que gasta para recibir tratamiento.

Estas son algunas de las razones de los gastos que cubre este tipo de póliza de seguro médico:

  • pruebas de diagnóstico;
  • intervenciones quirúrgicas;
  • hospitalizaciones;
  • fisioterapia;
  • medicamentos;
  • hospitalización;
  • atención especializada.

Naturalmente, este tipo de pólizas tienen algunas exclusiones dentro de ellas, es decir, casos que no están cubiertos y que siempre hay que tener en cuenta antes de firmarlas.

Entre ellos encontramos:

  • correcciones de defectos físicos;
  • intervenciones estéticas;
  • enfermedades raras como el SIDA, la esquizofrenia y otras patologías patológicas;
  • consecuencias derivadas del abuso de alcohol, drogas y psicofármacos;
  • abortos voluntarios no terapéuticos;
  • cuidado dietético.

Si la enfermedad o sus causas estuvieran presentes antes de contratar la póliza, no será posible suscribirla y, por tanto, obtener cobertura.

Esta es la razón principal por la que las compañías de seguros solicitan al asegurado que se someta a algunos exámenes médicos antes de firmar el contrato.

Al fin y al cabo, todo esto es normal, dado que el principal objetivo de este tipo de política sanitaria es precisamente proteger un riesgo que aún no se ha producido, más que un evento que ya ha ocurrido.

Por lo tanto, es muy importante que tenga cuidado de declarar un historial médico verdadero, de lo contrario corre el riesgo de no ver el beneficio de la póliza de salud reconocida , justo cuando surge la necesidad por la que ha pagado las primas.

Pero, ¿cómo se elige la mejor póliza de salud que existe?

La pregunta es correcta y requiere la profundización de un razonamiento muy simple.

Cómo elegir la mejor póliza de salud

A la hora de decidir asegurarnos para cubrir un riesgo, el objetivo siempre es reducir o eliminar por completo las altas consecuencias de un evento que no está bajo nuestro control.

Por ejemplo, no tiene mucho sentido cubrirse contra daños a su automóvil cuando su valor total no excede el costo de la cobertura del seguro, ¿verdad?

Si por el contrario sufriera una enfermedad que le obligue a tener que afrontar una intervención de urgencia que lleve al paciente a permanecer en cama unos meses, el alcance del daño es decididamente alto y hace que este caso se encuadre. el sombrero de las mantas de hacer.

Por lo tanto, la lógica que debes seguir es siempre cubrir los eventos que potencialmente te pueden causar un daño económico irreparable o extremadamente difícil de gestionar.

Por tanto, siguiendo este razonamiento, para llevar a cabo una correcta cobertura de salud, primero es necesario excluir las coberturas obligatorias que ya existen y funcionan, y luego pasar a insertar dentro de una póliza de salud lo que falta o que queda sin cubrir.

Seguro de salud

Esta operación debe abordarse claramente con la ayuda de un profesional calificado que sepa cuantificar la necesidad real de cobertura.

Si no lo hace, corre el riesgo de que lo atrapen o, alternativamente, de pagar por la doble cobertura.

Existen varias cláusulas que deberás analizar en detalle, para evitar cometer errores que puedan poner en peligro tu cobertura futura.

Veamos algunos de ellos juntos.

La duración de la póliza

Entre las cláusulas que debes revisar cuidadosamente antes de firmar una póliza de salud está ciertamente su duración.

Algunas empresas establecen un límite de edad, más allá del cual ya no permiten que se extienda la protección.

Esto corre el riesgo de dejarte expuesto al riesgo de sufrir un problema de salud precisamente en la fase de la vida en la que estás más expuesto.

Por lo tanto, es importante elegir las llamadas pólizas de salud «de por vida», es decir, una que pueda durar toda la vida, de manera que se elimine la restricción demográfica del cuadro y se pueda aprovechar la cobertura como el tiempo que sea necesario.

Qué cláusulas insertar

Otro aspecto que tendrás que tener en cuenta, si quieres conseguir la mejor solución de cobertura posible, es el hecho de que cada uno de nosotros tiene necesidades de salud distintas a las de los demás.

Al estar en el campo de la protección de la salud, todos tenemos un historial médico diferente, con nuestras propias experiencias personales.

Por tanto, resulta muy difícil encontrar soluciones genéricas capaces de cubrir por completo las necesidades de cada persona.

Cuando se decide contratar una póliza de salud, es conveniente hablar y confrontar directamente con una aseguradora que sea capaz de construir un producto a medida.

Algunos ejemplos de temas que podría discutir son:

  • decidir el nivel correcto de deducible para aplicar;
  • definir qué portadas agregar o eliminar;
  • Comprenda si no está haciendo una cobertura excesiva (con un margen relativo sobre la prima) con respecto a las necesidades reales.

Las ventajas de una consulta

Aquí, por esta razón, es útil discutir con un profesional que sea capaz de escuchar sus necesidades específicas y, basado en la experiencia en el campo, corte un producto completamente hecho a su medida.

Además, contar con el apoyo de una persona que conozca su situación particular y sea capaz de rastrear rápidamente el contrato de póliza firmado con todas sus cláusulas específicas es la forma correcta de evitar mayores tensiones y ansiedades que se derivarían de tener que interactuar con un call center. o con un sitio en línea.

Esto es para evitar que todo se vuelva engorroso y engorroso, en un momento en el que solo necesitas espacio mental para afrontar la enfermedad que surge.

Hay cuestiones que no se pueden delegar en una máquina automatizada y que necesariamente deben ser atendidas y gestionadas por un verdadero profesional.

Las estructuras afiliadas

Otro aspecto muy importante en la elección del tipo de póliza a estipular es evaluar las instalaciones médicas afiliadas a la compañía de seguros.

En cuanto a nuestra salud, la prioridad que todos queremos lograr es que nos atiendan médicos capacitados y experimentados, dentro de centros especializados y de reconocido prestigio.

En este punto, ahorrar unos euros para ir a un centro semi-desconocido puede representar un importante error de valoración con consecuencias decididamente desagradables.

Por lo tanto, cuando esté buscando la póliza de salud que mejor se adapte a sus necesidades, deberá recordar revisar la lista de centros de salud afiliados a la compañía de seguros para verificar:

  • la importancia en términos de intervenciones exitosas;
  • comodidad en comparación con su residencia.

Utilizar un centro afiliado para aprovechar la póliza te permitirá no anticipar ningún gasto, porque la empresa se encargará de ello por ti.

Conclusiones

El contexto de salud pública en el que vivimos tiene algunas lagunas que lo hacen ineficiente e inadecuado para responder en un tiempo y costo razonables.

Para superar este problema, la única solución es sacar una póliza de salud para protegerse de posibles enfermedades.

La mejor manera de hacerlo es consultar con un profesional que sepa leer correctamente su situación, para poder construir un producto de seguro complementario completamente a su medida.

De esta manera eliminarás el estrés y la ansiedad en un momento en el que tu mente debe necesariamente concentrarse en temas mucho más importantes.